Mundial de Clubes: Estudiantes de La Plata pasa a la final y espera al Barcelona

Estudiantes de La Plata de Argentina superó ayer a Pohang Steeler, campeón de Asia por 2 a 1. Sin haber jugado aún el Barcelona la otra semifinal, la prensa argentina ya anuncia la final del “pincha” Estudiantes de La Plata vs. Barcelona. A continuación, la noticia según medios argentinos:

“Le ganó 2-1 al Pohang con tantos de Benítez, en un partido que le costó resolver. Descontó Denilson para los coreanos, que terminaron con ocho jugadores. El Pincha enfrentará por el título del Mundial de Clubes al ganador de la semi entre los catalanes y el Atlante.
“Abu Dhabi. Pohang Steelers VS Estudiantes. El juego físico contra el vistoso”. Así se vendió aquí en los Emiratos Arabes el partido debut del campeón de América en el Mundial de Clubes. Y con el pitazo inicial del árbitro italiano Roberto Rosetti, el equipo surcoreano ya mostró sus intenciones y también sus limitaciones. El campeón asiático cometió una infracción cuando no había pasado el primer minuto. Fue una señal. Si bien el tiro libre del Chino Benítez no trajo consecuencias la sensación era una sola. Que Estudiantes se hacía cargo de su favoritismo. Que no iba a dar lugar para la sorpresa. Y así, rápidamente, se convirtió rápidamente en el dominador claro de un juego muy cortado por los coreanos, que a los cuatro minutos ya tenían al primer amonestado del partido, Tae Su, por tres faltas consecutivas. 
 
Fueron muy buenos los primeros diez minutos del equipo de Sabella. A los seis lo tuvo por triplicado con la fórmula de la B. Braña recibió en la derecha el pase de Clemente Rodríguez y probó al arco. El arquero Yong dio un rebote infantil, Boselli capturó el rebote de chilena. Por desgracia, la pelota impactó contra el palo y le quedó a Benítez, quien la mandó apenas afuera. Casi enseguida, Boselli tuvo otra. Gran anticipo de palomita que no tuvo dirección. Eran, hasta el momento, avisos. 
 
Pero, lentamente, Estudiantes se fue quedando. Ya no llegaba y apenas molestaba con remates de media distancia. El partido ya era más friccionado y un dato no menor: a los 20, Verón cometió una falta leve y recibió la amarilla. Y, a partir de ese momento, Estudiantes desapareció. Le entregó la pelota al Pohang, que -para suerte del Pincha- la manejaba pero no sabía que hacer con ella. Mientras tanto Sabella, desde el banco, se desesperaba y pedía, a gritos: “Agarremos la pelota en el medio”. Gritos vacíos. Ideas nulas. Apenas un par de disparos de Pérez y otro de Clemente, después de la mejor acción colectiva del Pincha. Poquito. 
 
Pero la suerte le guiño un ojo al campeón de América. Cuando se jugaba el segundo minuto de descuento, el Chino Benítez tuvo un nuevo tiro libre en el sector derecho, perfecto para su zurda. El ex Quilmes envió el centro al segundo palo, por donde apareció muy solito Boselli. El delantero saltó a cabecear pero no llegó ni siquiera a rozar la pelota, que entró casi pidiendo permiso. Era la apertura del marcador. Y parte del problema resuelto. 
 
El segundo tiempo tuvo de todo. Los coreanos perdieron definitivamente la timidez. Se pararon más adelante e impusieron condiciones. Pero cuando se estaban acomodando, Estudiantes le asestó un duro golpe y vio como sus chances se desvanecían cuando a los 8 minutos, una contra perfecta de Clemente Rodríguez inició la jugada del 2-0. Verón la tocó para el luchador Pérez quien consiguió que la jugada no se desvanezca (ante la salida del arquero) y le quede para Benítez, quien en el segundo palo encontró con la zurda su segunda conquista de la noche. 
 
La noche se hizo más noche para los coreanos. A los 10, se fue expulsado el capitán Hwang. ¿Asunto resuelto? Para nada. Porque Estudiantes pensó que ya estaba definido y comenzó a acumular energías para la final. Por eso lo sorprendió el descuento del brasileño Denilson (en clara posición adelantada). Pero ni el festejo le duró al Pohang porque segundos después vio la roja Jae Sung, por una infracción a Verón. La desgracia para los coreanos no terminaría ahí: a 14 del final, el árbitro Rosetti se apuró y le mostró la salida al arquero Shin por una falta sobre Núñez. Los coreanos ya habían realizado los tres cambios y entonces, tras varios minutos de confusión, el goleador Denilson se puso el buzo y el partido siguió. 
 
Estudiantes hizo su juego. Verón se transformó en el eje del equipo y sus compañeros jugaron al ritmo de la Bruja. Mucho toque y posesión de la pelota. Era el momento de reservar energías. Durante 20 minutos el Pincha tuvo tres jugadores más pero llegó con peligro solamente una vez. Gran corrida de Clemente que terminó con un tiro en el palo. Con un Estudiantes demasiado conforme y un limitado equipo coreano, llegó el final. Un final que los jugadores celebraron con los 4 mil hinchas que coparon y revolucionaron Abu Dhabi. Estudiantes debutó y ganó. No le sobró nada, pero eso ya poco importa. Ahora es tiempo de recuperarse y esperar por el vencedor del choque entre entre el Atlante mexicano y el Barcelona de Lionel Messi.” (fuente:Clarin.com)
Facebook Comments

Hola futbolero, no te olvides de dejar tu comentario!